• LA ESCUELA

    Proyecto educativo

    Nuestro objetivo: la mejor formación para nuestros alumnos

Nuestro proyecto educativo desea asegurar la mejor formación para los alumnos como profesionales competentes –con actitud constante de aprender–, como personas con capacidad de autosuperación –con fortaleza, creatividad y resiliencia ante los retos– y como ciudadanos cooperativos y corresponsables con el mundo en el que viven.

Para lograr estos objetivos, nuestro modelo educativo se fundamenta en:

La colaboración con las familias
La tarea conjunta con las familias se sustenta en una comunicación fluida y en una colaboración continua que favorezca la coherencia y la continuidad educativa. +Este ámbito queda reflejado en nuestro modelo de escuela para aprender, que quiere avanzar en un modelo de educación y de aprendizaje que aprovecha todas las situaciones y los entornos. Para ello, establecemos con las familias todas las herramientas y las oportunidades que consideramos necesarias para facilitar la comunicación y el trabajo conjunto entre familia y escuela.

El sentido ético y humano de la vida
Nuestra escuela no ha sido nunca confesional, pero tenemos como fundamento educativo la esencia de los valores del humanismo. +Estos aspectos deben marcar el clima en que se ha de desarrollar la vida de la escuela, y en el que cualquier creencia personal es respetada. Queremos educar buenas personas que amen y respeten la vida y las personas que los rodean.

El desarrollo integral y la satisfacción personal del alumnado
Una buena escuela es aquella que tiene la capacidad de ofrecer a cada persona aquello que necesita en cada momento. +Hay que asegurar el aprendizaje significativo de cada alumno, adquirido con esfuerzo y entusiasmo. Concebimos nuestra labor educativa como el acompañamiento en un proceso de mejora continua, donde cada alumno / a desarrolla al máximo sus aptitudes, aprende a gestionarlas adecuadamente y se capacita, así, para su vida de adulto y en sociedad.

El afecto y el respeto dentro de la comunidad educativa
Una característica esencial de nuestra escuela es el ambiente afectuoso en las relaciones entre todos los integrantes de nuestra comunidad educativa. +Creemos en las relaciones humanas basadas en el respeto y en la confianza, en la tolerancia y en la autoridad ganadas con prestigio.
La comunicación personal y el afecto en las relaciones humanas deben ser elementos esenciales de la educación de nuestros alumnos, a los que hay que ayudar a poner en práctica el sentido profundo de la amistad como línea fundamental en su desarrollo personal.

La solidaridad y el compromiso con las diferentes realidades sociales
Hay que educar los alumnos en el sentido de la cooperación, el compromiso social y la solidaridad porque, tal como describe la Declaración de los Derechos de los Niños, “inviertan sus energías y aptitudes al servicio de los otros”. +En este sentido, nuestra escuela forma parte del Plan de Escuelas Asociadas a la UNESCO, y nuestros alumnos participan en proyectos de colaboración y de voluntariado con centros de ancianos, centros cívicos de nuestro entorno, además de estar hermanados con la Escuela Sam Sam de Dakar-Senegal.
Así pues, la escuela debe convertirse en ámbito de participación real y de aprendizaje de la convivencia, estimulando la participación, el trabajo en equipo, la toma de decisiones adecuada y responsable, y ayudando a adquirir el valor de la solidaridad en nuestro entorno próximo.

El ejercicio de la libertad y el pensamiento crítico
La escuela debe ayudar, a través de todas y cada una de sus actividades, a crear un criterio propio, con pensamiento crítico, autocontrol y responsabilidad, que permita a cada uno ejercer en la vida su libertad responsable.

Some icons made by Freepik from www.flaticon.com is licensed by CC 3.0 BY